VELO SI, VELO NO

27 de marzo, 2015 - Y Fueron Felices - Comentarios -
Velo de novia

EL VELO VIENE DE LA PALABRA VELAR O PROTEGER A LA MUJER.

Según parece la procedencia del velo se remonta a la época de los griegos y los romanos que lo utilizaban para ahuyentar a los malos espíritus, el mal de ojo y la envidia. El hecho de cubrir a la novia con el velo garantizaba que la novia permanecía protegida.  

Hoy ha perdido su significado  y hay muchas más alternativas para el cabello de las novias, pero un velo siempre será un velo ¿no creéis?

Si no estás muy seguras de llevar velo o no, aquí os dejo 10 estilos de velos:

1- Velo de rejilla. Es un velo corto que por lo general va adherido a una peineta o broche para el cabello.

2- Velo codo.  Su longitud llega a la altura de los codos. Puede ser de una o dos capas, dependiendo si se desea cubrir el rostro.

3- Velo colorete. Se utiliza para cubrir únicamente el rostro, cayendo justo debajo del mentón.

4- Velo Vals. Es de una sola capa y su longitud puede llegar ya sea a las rodillas, o hasta el suelo. Es sencillo y elegante.

5- Velo punta de los dedos. Éste velo de longitud mediana se lleva bien con vestidos largos y formales obviamente llega hasta la punta de los dedos de tu mano.  

6- Velo electrizado. Un velo llamativo y casual. Se compone de varias capas y cae en los hombros. Se utiliza con vestidos sencillos y/o cortos.

7- Velo mantilla. De origen español, la mantilla es un velo largo que se sujeta a la cabeza con un tocado o peineta. Su material es principalmente de encaje.

8- Velo capilla. Es un velo muy tradicional y formal. Consta de dos capas: la primera se extiende a 2.5 metros del tocado y es el que cubre el rostro durante la ceremonia; la segunda capa se lleva en la parte de atrás de la cabeza y su longitud  llega hasta el piso.

9- Velo catedral. Es similar al velo capilla, con la característica de tener una longitud mucho mayor. Por el frente cae a 3.2 metros del tocado, y por detrás puede ir tan largo como lo desees.

10- Velo pirata. Últimamente está muy de moda, se trata de colocar el velo sobre la cabeza a modo de casco, anudado por detrás y dejándose caer por la espalda. Es una manera de combinar tradición y modernidad. En el próximo post hablare de como escoger un velo.