MANUAL DE CONVIVENCIA DEL FOTÓGRAFO/VIDEÓGRAFO DE BODA

02 de abril, 2015 - Y Fueron Felices - Comentarios -

1498798_685591041502788_7766590566911576248_o

El fotógrafo Valentín Gámiz y el Videógrafo Santi Veiga en sintonía


MANUAL DE CONVIVENCIA DEL FOTÓGRAFO/VIDEÓGRAFO DE BODA


El mundo de la fotografía y de la videografía de bodas cada vez van más de la mano. Atrás quedaron los tiempos en los que el fotógrafo era el importante dirigiendo la boda dentro de este tándem, mientras el videógrafo recogía los restos. Hoy en día, ni fotógrafos ni videógrafos importan más en una boda. Los clientes han contratado a dos equipos de profesionales y tenemos todos el mismo rango.

 

A través de preguntar a los compañeros de profesión y de que nos cuenten sus experiencias, hemos realizado este “manual de convivencia fotógrafo/videógrafo” que nos ayudará a coordinarnos para conseguir mejores resultados.

 

Partimos de una premisa: la boda es la misma, pero la forma de trabajar de cada uno es distinta.

El fotógrafo se basa en la captura de un instante y en la composición de la imagen. El videógrafo, sin embargo, añade un par de parámetros más a éstos: el movimiento y el sonido. Esto se traduce en que si un fotógrafo necesita, una vez posicionado, un segundo para sacar una foto, un videógrafo necesita, al menos 5-10 segundos para grabar un plano. Tener esto en mente es básico para comenzar a trabajar bien juntos y dejar a ambos sus tiempos.

 

Sabiendo esto, empezamos con los momentos clave de una boda.

 

ANTES DE LA BODA


- Infórmate sobre qué fotógrafo/videógrafo han contratado tus novios, y explícales a tus clientes la importancia de que vuestro estilo de trabajo coincida.

 

Si un fotógrafo de bodas trabaja capturando momentos naturales y espontáneos, aprovechando la luz natural, pero el videógrafo trabaja con luces artificiales y posados muy preparados, o al revés, será un caos el día de la boda. El hecho de no coincidir en el estilo puede resultar en diferencias irreconciliables, echando por tierra todo el trabajo de unos u otros.

 

1149298_424958177613194_1781927192_o

Michel Maraver coordinado  junto al fotógrafo Alejandro Marmol

 

LOS PREPARATIVOS DE LOS NOVIOS


- Poneos de acuerdo sobre dónde es el mejor lugar para ambos (por luz, por espacio, por decoración, etc…) para hacer la sesión de fotos/video en la casa de los novios. Todo lo que se decida en común, da mejores resultados.

 

- Si se da una situación en la que hay que utilizar luz artificial por ausencia total de luz natural, tenemos dos opciones:

 

* Que el fotógrafo use el flash, si el videógrafo dispone de lentes lo suficientemente luminosas.

 

* Que el videógrafo/fotógrafo utilice focos de luz artificial (en cámara, con asistentes o en trípodes fijos) para alumbrar a ambos (fotógrafo/videógrafo) y trabajar a la par.

 

Si la luz artificial está directamente en cámara, hay que poner especial atención en que la luz no entre y salga continuamente, sino que se quede fija.

 

- Si el lugar donde se van a vestir o a maquillar es pequeño, no hace falta que estemos cuatro personas trabajando (dos fotógrafos-dos videógrafos) o más. Nos dificultamos el trabajo y dificultamos la naturalidad del momento. Aprendamos a salir de la habitación cuando nos demos cuenta de ello.

 

- Una vez empieza la sesión de fotos/vídeo, intentemos estar pendientes de dónde están colocados nuestros compañeros para interferir lo menos posible en sus fotos/planos, y dejemos a ambos el tiempo necesario. No nos quedemos en medio de la foto o del plano revisando las imágenes. Ser despistado no es excusa ya que puede resultar una falta de respeto si se repite continuamente. Presta atención no sólo a lo tuyo.

 

- Elegid lentes que nos permitan trabajar a ambos equipos. Si utilizamos continuamente objetivos muy angulares, tendremos que acercarnos tanto a los novios que molestaremos continuamente al otro equipo de trabajo. No pensemos sólo en la foto o el plano que queremos tomar, sino también en cómo permitir que los otros trabajen.

 

- Es importante que los fotógrafos tengan en cuenta que los videógrafos intentan recoger el sonido ambiente de todo lo que ocurre en casa de los novios. Silenciar la cámara, en la medida en que nuestra cámara nos lo permita, no tirar ráfagas continuas en cada situación y evitar interactuar en exceso con las situaciones naturales que van sucediendo, es básico para que el sonido quede bien. Dirigir las acciones no significa ser el protagonista del día.

 

LA CEREMONIA


- La entrada de la novia a la ceremonia es un momento importante dentro del día de la boda y también uno de los complicados. Pero hablando se entiende la gente.Si el fotógrafo tapa todo el pasillo andando hacia atrás, el videógrafo sólo tendrá la espalda del fotógrafo en sus planos. Pero si se habla antes y acordamos en distribuirnos el pasillo, por ejemplo, fotógrafo y videógrafo codo con codo hacen medio pasillo y cuando terminen este primer tramo se mueven hasta el final para cubrir el segundo tramo del pasillo, el resultado es bueno para ambas partes. Acordaos de que un videógrafo necesita entre 5-10 segundos para tener un plano en condiciones.

 

- Esconded mochilas y equipos de trabajo para que no molesten en las fotos o en los planos y no quede el espacio desordenado.

 

- Pasad desapercibidos también en la elección de vuestra ropa de trabajo. No utilicéis ropa con colores vivos, ni con rayas o cuadros. Si salimos en una foto o en un plano con una camiseta amarilla, la atención de la imagen recae irremediablemente en nosotros. Los colores oscuros (negro o azul marino) son los más discretos.

 

- No somos vallas publicitarias. Si los novios contratan dos equipos de trabajo, no podemos avasallar con nuestra marca comercial engullendo a un segundo equipo con nuestra publicidad en camisetas, polos, etc… Es una falta de respeto hacia el otro equipo.Existen otras técnicas para darnos a conocer a todos los invitados de la boda que son menos invasivas y más efectivas. Investiguemos sobre ellas.

 

- Elijamos bien las lentes utilizadas para no molestar en exceso a los otros compañeros. Por ejemplo, si un videógrafo está con un trípode fijo en la ceremonia, que elija un teleobjetivo en vez de un angular para no estar pegado a los novios continuamente.

 

- Videógrafos, hablad con el fotógrafo para saber cuándo va a sacar una foto general del lugar de la ceremonia y, si vais con trípode, retiraos un momento para que ellos puedan tener esa foto limpia. Acordad con el fotógrafo el momento idóneo (por ejemplo, después de las peticiones).

 

- Fotógrafos, tened en cuenta que los videógrafos necesitan tener toda la ceremonia grabada. Los novios esperan tener todos los discursos grabados. Lo que en el album del fotógrafo es una hoja o dos, en el video es mas de la cuarta parte.

 

- En la salida de los novios tras la ceremonia, podemos aplicar la misma técnica que en la entrada de la novia. Trabajar codo con codo para no estar uno delante y otro detrás, sino paralelos a la situación.

 

EL POSADO


- Es de especial interés recordar que ni el fotógrafo es más importante en esta parte de la boda, ni el videógrafo. Tenemos que trabajar juntos y dividirnos el tiempo del que disponemos.Es factible aprovechar el trabajo de unos y otros a la hora de dirigir a los novios, pero debemos respetar los tiempos de cada uno.

 

Pensemos, de nuevo, que el fotógrafo se basa en la composición de la imagen y el videógrafo necesita algo de movimiento para construir una escena.

 

COCKTAIL Y BANQUETE


- Un momento clave del cocktail y/o banquete es la entrada de los novios con sus respectivos brindis. No cortemos los movimientos naturales de la pareja o de los invitados ya que se verá forzado en los planos del videógrafo. Por ejemplo, si los novios van a brindar, no cortemos el movimiento cuando chocan las copas, que terminen toda la acción y que beban, sino el videógrafo no podrá utilizar ese plano por falta de naturalidad.

 

- Otros de los momentos clave en el banquete es la entrega de regalos a padres e invitados. Repetimos que el uso de lentes muy angulares tanto por parte de fotógrafos como de videógrafos (si nos quedamos muy pegados a la situación), dificulta el trabajo de ambos; así como el uso de luz artificial moviéndose continuamente. Se recomienda, si no hay luz suficiente para el fotógrafo, que use el flash en estas situaciones.

 

EL BAILE


- El baile de los novios es otro momento que, por su carga emocional, es importante en las fotos y en la grabación. Hablemos de nuevo, fotógrafos y videógrafos, para colocarnos en diferentes ángulos y no molestar al compañero.  Si tanto el fotógrafo como el videógrafo comienzan a dar vueltas alrededor de los novios, el resultado es un surrealista baile de 3 o de 4 y un pésimo resultado final. Intentemos estar en primera fila pero sin invadir el círculo del baile.

 

 

Julio y Paula, el equipo de El Zarrio Producciones

Julio y Paula, el equipo de El Zarrio Producciones


CONCLUSIÓN: Por fin el día de la boda ha terminado y estamos exhaustos. Hemos pasado unas doce horas con un equipo de trabajo que no es el nuestro y parte del éxito de este día recae en ellos. La comunicación, el respeto y la colaboración son claves para que nuestra sensación tras tantas horas de trabajo sea de satisfacción. Y, por qué no, podamos sentirnos afortunados porque gracias a la profesión que tenemos hemos podido conocer a alguien nuevo y añadirle a nuestra lista de amigos.

 

Fuente Unión Wep : http://www.unionwep.com/